lunes, 28 de octubre de 2013

Tengo problemas con mi hija de 15 años...

Mabel tiene 40 años, y llega a la consulta por problemas con su primer hija de 15 años. Mabel no entiende qué le pasa a su hija que se escapó de su casa un par de veces y ha faltado a la escuela sin avisarle. Esto le provoca una profunda angustia y no sabe qué hacer para ayudarla.
Cuando comenzamos a trabajar con Mabel, ella pudo darse cuenta de lo que sentía su hija,  pues percibió la angustia de su hija por sentirse alejada de su padre:
-él es tu padre... puedes ir hacia él... tienes mi permiso para ir hacia tu padre hija...
A su vez, es tanta la angustia que le provoca esta situación que cuando le pregunto: ¿qué te pasó a ti Mabel con tu padre a los 15 años? Ella se conecta con su propia angustia, pues al igual que su hija no pudo relacionarse con su padre biológico. Vemos cómo se espeja su pasado en su hija hoy, cómo se repite su propia historia.
Mabel tiene como tarea hacer el ejercicio de reconectar con su padre hasta poder aceptar su historia y tomar la vida que le dió junto a su madre, de esta manera ella se hace cargo de su propia angustia por la ausencia de su padre en su vida. Ahora puede entender lo que sucede a su hija, puede comprender su tristeza, y dialogará con ella para ver cómo puede acercarse y conocer a su padre.
La situación de su hija hoy le muestra a Mabel su propia herida sin elaborar. Ahora que puede verlo, está decidida hacerse cargo.

Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":

http://www.san-pablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera

https://www.morebooks.de/store/es/book/vivir-desde-el-coraz%C3%B3n/isbn/978-3-639-52180-1

Estoy en tratamiento por depresión...


Analía tiene 33 años, está con depresión hace un par de años, dificultades para encontrar pareja y conflictos en su trabajo. Llega a la consulta porque dice que "necesito poder ver qué me pasa y cómo puedo resolver esto porque no puedo estar toda mi vida tomando antidepresivos...".
Cuando comenzamos a trabajar con su historia, surge un gran desprecio y odio hacia su padre. Este es el vínculo sobre el que necesita trabajar Analía para poder sanar y liberarse, pues es un nudo que la ata y no le permite ir libre hacia adelante, y ser feliz. Es una hermosa joven, pero con un rostro de enojo que opaca su belleza, ella misma dice "quien se me va a acercar con esta cara de enojo que tengo..."
Analía toma consciencia de su odio y resentimeinto con su padre, y cuando ampliamos la mirada puede ver que él es un niño herido, pues perdió a su madre (abuela paterna de Analía) cuando apenas tenía 5 años:
-“Mamá, Papá, ahora puedo ver tu dolor y cuánta falta te hicieron tus padres, la misma falta que tú me has hecho a mí”
Analía hace el ejercicio de "re-conectar con nuestro padre" (lo puedes ver en la pestaña "Ejercicios" de este blog), se permite expresar su resentimiento, y sabe que deberá tomarse tiempo hasta poder aceptar a su padre tal como fue, y agradecerle y honrar la vida que le dió junto a su madre.

Estamos conectados a a través de “hilos invisibles” a nuestros padres y ancestros, que hicieron posible nuestra vida. Rechazar alguno de nuestros padres, es igual a rechazar una parte de uno mismo.
Cuando tomamos a nuestros padres, a su historia, a lo que fue, a lo que pasó, a lo que sucedió, estamos en sintonía con la vida.
Encuentras más reflexiones sobre el vínculo con nuestro padre en este link:
http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/search?q=padre


Cuando una persona está separada de su madre o de su padre tiene sólo la mitad de la fuerza vital, y si sólo tiene la mitad de la fuerza vital se vuelve depresivo.
La depresión es una sensación de vacío, no de tristeza.
Tener una sensación de vacío significa que falta la madre o el padre.
En ese caso sólo la mitad del corazón está colmada.
La depresión desaparece y la persona está bien consigo misma cuando respeta y ama a la madre y al padre.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Tengo dificultad para estudiar, para trabajar y ya tengo 30 años...

-Hola Guadalupe, escuché tu charla, me llegó al alma, me gustaría me digas qué podría hacer pues tengo dificultad para estudiar, tambien para trabajar. Gracias.

-Hola, lo que te ayudaría a estar más en tu estado adulto es reforzar el vínculo con tu padre. Puedes hacer el ejercicio "Sanar lo no resuelto de nuestra historia" primero, y luego de unos días el ejercicio "Re conectar con la VIDA a través de re conectar con nuestra MADRE y nuestro PADRE", ambos los encuentras en esta página: http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html.
Te deseo lo mejor! Adelante!

Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":

http://www.san-pablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera

https://www.morebooks.de/store/es/book/vivir-desde-el-coraz%C3%B3n/isbn/978-3-639-52180-1

martes, 8 de octubre de 2013

domingo, 6 de octubre de 2013

¿Cómo sé si estoy dejando libre el camino a mis hijos hacia su padre?

Susana, 45 años
Hola Guadalupe, he leído en tu blog http://despertarycrecer.blogs pot.com.ar/ sobre la importancia que las madres le demos acceso al padre a nuestros hijos, yo estoy separada hace 10 años de él, ¿cómo sé si estoy dejando libre el camino a mis hijos hacia su padre? gracias!

M. Guadalupe
Hola Susana, pues cuando hablamos con respeto del padre de nuestro hijo, cuando respetamos lo que hace, cuando honramos ese parecido que tienen nuestros hijos a su padre, cuando somos agradecidas con ellos por habernos convertido en "madres", cuando reconocemos que amamos a ese hombre y nos entregamos a él, aún si hoy ya no estamos juntos; es entonces que estamos respetando al padre de nuestros hijos y permitiendo así, que ellos puedan acceder a su padre en libertad. Cariños y gracias x participar!

Link relacionados: http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/search?q=padre

Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":

http://www.san-pablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera

https://www.morebooks.de/store/es/book/vivir-desde-el-coraz%C3%B3n/isbn/978-3-639-52180-1

“Lo voy a hacer diferente a mis padres” y resulta que terminé haciendo exactamente lo mismo...


Anabella, 35 años:
Hola Guadalupe. Participé de uno de tus talleres y en un ejercicio que hicimos pude darme que, inconscientemente, yo decía “papá, mamá no puedo tener más éxito que ustedes, por ello yo también fracaso”, y así, perdía fuerzas para seguir mis propios sueños. 
Luego pude darme cuenta que la única manera de compensar su esfuerzo es con mi felicidad y mi éxito. Gracias también por tus libros, fueron de gran ayuda para mi. Saludos!

M. Guadalupe

Hola Anabella! así es, muchas veces nos sucede que si nuestros padres no fueron felices o no cumplieron sus sueños, a nosotros nos resulta difícil serlo, parecería que sentimos cierta "culpa" si somos felices. Pero cuando nos damos cuenta que cada éxito que logramos tambien es parte de ellos y se lo dedicamos, sentimos una gran satisfacción.