martes, 17 de diciembre de 2013

Me quiero separar pero no puedo...

José tiene 60 años, es profesional, está casado hace 33 años y tiene 2 hijos que ya no viven con él. Su esposa enfermó de depresión profunda, en la etapa de la adolescencia de sus hijos, y desde allí no logró sanarse, al contrario, ha empeorado su estado de salud en general.
José pasa una hora de la consulta hablando de su esposa, le pregunto de vez en cuando "qué sentis vos con esto que me contás" pero él no logra conectarse con su sentir, continúa el relato sobre su esposa y la enfermedad, hasta que en un momento puede mencionar que siente "angustia, soledad... y demasiada insatisfacción...". Hace unos meses José ha empezado a tomar de más y acostarse tarde, lo cual le ha generado problemas en su vida cotidiana, en sus vinculos. Toma conciencia de la necesidad de pedir ayuda, pues está en riesgo su salud y su continuidad profesional. Él dice:
-"una de las doctoras que atendió a mi esposa me dijo 'le aconsejo que se separe, busque una mujer y haga su vida porque su esposa no quiere curarse y si usted sigue detrás de ella se enfermará tambien', esto me quedó en mi cabeza dando vueltas... y la verdad que quisiera separarme... pero no puedo... a la vez, si sigo así terminaré por enfermarme como me dijo esa doctora... ya tengo problemas con el alcohol... hasta puedo perder tambien mi trabajo... quiero hacer algo.... por eso estoy aqui..." 
Lo invito hacer una meditación y él accede. Navegando mar adentro de su mundo interior, se va encontrando con diferentes momentos de su vida donde sintió "angustia, abandono y soledad". Asi llegamos a su niño interior herido, ese niño se sintió abandonado por su padre que se suicidó, y alejado de su madre que la sentía demasiado "distante, dura". Pudo ver el origen de su dolor negado, reprimido, el cual llevaba como un gran peso sobre sus hombros. José se conecta con la verdad de su sentir, y lo acompaño a ver cómo él ha llevado consigo esos sentimientos desde su niñez y cómo ha atraido esto mismo a su vida: "angustia, soledad y demasiada insatisfacción": Como es adentro es afuera.
José tomó conciencia, comprendió profundamente, pudo tomar la vida de sus padres tal como fue, con lo bueno y lo dificil; luego dió un paso hacia adelante, agradeció a su esposa y soltó su creencia de tener que hacerse cargo de ella: "tu por ti y yo por mi"; y pudo dar un paso más hacia adelante, hacia la vida. Luego se sintió "aliviado, liberado..." 
Ahora José tiene una gran resposabilidad, pues ahora él puede "ver" el origen de su sufrimiento y cómo repetimos patrones incorporados en nuestra infancia; y debe hacerse cargo de elegir si continuar o no con su vida tal y como es, con su "demasiada insatisfacción" como él mismo expresa; o tomar un nuevo camino que satisfaga su necesidad de amar y ser amado, un camino que lo conecte con la Vida. 
Cuando estamos "dormidos" nuestras heridas nos determinan...
Cuando "Despertamos" podemos ver, y a partir de ahi podemos elegir "Crecer" hacia un camino de plenitud y felicidad.

Ojalá elijamos tomar el "Camino del Amor", del amor adulto y permitirnos ser feliz!  

Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":

http://www.san-pablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera

https://www.morebooks.de/store/es/book/vivir-desde-el-coraz%C3%B3n/isbn/978-3-639-52180-1

martes, 3 de diciembre de 2013

Mi madre espera que yo me haga cargo de ella...

Hola Guadalupe, gracias por acompañarme en mi proceso de "darme cuenta", y tal como me lo pediste, te lo comparto para que lo publiques porque puede ser útil a otros. Este último tiempo me voy dando cuenta de algunas cuestiones que me hacen daño... por ejemplo, lo que me hace daño es que mi madre espera que yo me haga cargo de ella, tengo ya 47 años y sigo intentando hacer algo para entretenerla... Tenemos una casa de campo con mi esposo donde vamos todos los fines de semana, y yo llevaba a mi madre con nosotros. Un día se le rompió a ella una botella de vidrio y yo me corté con un vidrio que quedó en la pileta de la cocina. Gracias a esto, contigo pudimos ver que lo que necesitaba yo era "cortar" con mi madre, cortar con esa idea infantil de hacerme cargo de ella. También me dí cuenta que a mi me molestaba que ella estuviera allí, y en vez de hacer algo con eso, me enojaba y discutía con mi marido por cuestiones que no eran relevantes.
Hice contigo el ejercicio de ocupar el lugar de hija frente a mi madre, luego el de tomar a mis padres, y ahora me siento liberada, y siento que me reconecté con mi pareja, me he vuelto a enamorar!
Y hay algo más: he sentido cierta "culpa", y como me sugeriste, la observé, me dí cuenta cuando aparecía la culpa, respiré profundamente, le dí un lugar en mi, sabiendo que es parte de "volverme adulta", y se fue disipando poco a poco. Gracias! Susana H.

Ejercicio "Para liberarnos de las expectativas de nuestra madre hacia nosotros"
Visualizas a tus padres delante de ti.
Miras a tu madre con amor adulto y respeto, y si percibes que ella espera algo de ti que es demasiado, por ejemplo que te hagas cargo de ella o asumas algo por ella (esto es inconsciente), le miras y le dices: “No… Yo soy yo y tú eres tú… Yo por mi y Tu por ti…”.

Luego miras a tu padre, tomas con firmeza la energía masculina que viene de tu padre, él te empuja para que vayas hacia la vida, y tú te giras y miras hacia adelante, hacia la vida.


Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":

http://www.san-pablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera

https://www.morebooks.de/store/es/book/vivir-desde-el-coraz%C3%B3n/isbn/978-3-639-52180-1

lunes, 2 de diciembre de 2013

Los hijos de mi pareja no me aceptan...

-Hola Guadalupe, te cuento que me siento mal porque me fui a vivir con mi pareja hace un año y hay demasiados conflictos en la casa, no sé si podremos continuar. El tema es que él es viudo hace 5 años, tiene tres hijos de 20, 22 y 18 años, y ellos no me aceptan. Están constantemente buscando hacerme la contra en todo lo que pueden, es muy desgastante para mí. Mi pareja, Raúl, no sabe cómo actuar. Es todo muy complicado en la casa. ¿Tienes algo para decirme que podría ayudarnos? Gracias. Evangelina.

-Hola Evangelina. En un seminario de Bert Hellinger, un hombre le pregunta si la pareja con la que está tiene un lugar junto a sus dos hijos.
La respuesta de Hellinger, muy sabia y real, fue así:
"Una segunda mujer jamás tiene un lugar junto a hijos previos. Los niños jamás la podrán aceptar. Siempre se dirigen contra ella.
Y entonces la pregunta es ¿Cuál es aquí la solución?
Ella le dice a tus hijos:
-sólo soy la mujer de vuestro padre. Perteneces a vuestro padre y vuestra madre.
Por lo mismo tampoco se tiene que preocupar por ellos.
Entonces los hijos saben que con esta mujer están seguros".

Otra frase que ayuda es:
-"Amamos al mismo hombre, tú como padre y yo como pareja"

Cada uno ocupando su lugar, para que el amor pueda fluir.
Espero te resulte útil, cariños!

Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":

http://www.san-pablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera

https://www.morebooks.de/store/es/book/vivir-desde-el-coraz%C3%B3n/isbn/978-3-639-52180-1

domingo, 1 de diciembre de 2013

Me quedé a vivir con mamá... pero extrañaba a papá.

Me quedé a vivir con mamá... pero extrañaba a papá. Mi madre me decía que papá nos había abandonado, y eso me entristecía mucho... Ella estaba ahí conmigo... pero yo necesitaba a papá...
Sentía el vacío de no tener conmigo a papá... no conseguí llenarlo con nada... hasta que un día me enamoré... y creí que al fin podía llenar el vacío! pero él un día también se fue... igual que se fue papá... mi vieja herida se reactivó... sentía nuevamente el abandono... nuevamente sola...
Hasta que pude comprender que mis padres me dieron la vida, de ellos vengo... decidí tomar esa vida tal como me fue dada... dejando atrás los reproches, los resentimientos, las expectativas... pude comprender que esa niña herida que vive en mi interior puedo tomarla en brazos, mirarla con amor y darle hoy lo que ella necesita... puedo hacerme cargo de mi, de mi historia, de sanar mis viejas heridas, pues cada cual fue lo mejor que pudo ser... acepto y honro mi herida, pues así puedo sanar y crecer... en esa herida descubrí la perla de mi madurez... ¡Rendirme con humildad a la Vida es muy sanador y liberador!
Gracias por tus libros, fueron claves en mi camino. Un abrazo!

Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":

http://www.san-pablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera

https://www.morebooks.de/store/es/book/vivir-desde-el-coraz%C3%B3n/isbn/978-3-639-52180-1