miércoles, 28 de julio de 2010

Liberarse del rol “salvador”: “tu por ti”


A veces nos sentimos mal, no podemos disfrutar todo lo que tenemos, perdimos la alegría sin razón alguna, y no sabemos qué nos pasa. Parecería que hemos perdido fuerzas y ganas de vivir, como que algo nos toma demasiada energía, y ya no podemos con ello.

Inconscientemente, suele ocurrirnos que no soportamos el dolor de otros, y solemos decir en nuestra alma: “mejor que sufra yo y no tú”, “yo sufro como tú”, o “yo por ti”.

¡Y esto resulta nefasto para nuestra vida! Puesto que nos ubicamos en lugares que no son nuestro lugar, ocupamos lugares de otros que son más grandes que nosotros (ejemplo: algún abuelo), y esto es lo que la vida nos viene a recordar a partir de sentirnos desganados o sin fuerzas.

Así, un ser (vivo o ya fallecido) se coloca en un lugar de dependencia de nosotros, sin asumir su propio destino, como si quisiera “vivir a través nuestro”. Insisto, esto es inconsciente; lo cierto es que nos quita energías ya que nadie ha venido a este mundo a conectar con la vida a otro, si podemos guiar, facilitar, acompañar a un otro a conectarse con la vida, pero no podemos hacerlo por él/ella.

Ante una situación así, puedes buscar un lugar cómodo, respirar conscientemente, conectarte con tu interior e invocar le Espíritu de Dios. Te ubicas tu y das un lugar a este ser, sin saber de quién se trata (con una hoja de papel o un almohadón x ej).

Luego te colocas unos minutos en el lugar de este ser (suelen ser antepasados, no necesitas saber quién es), hasta percibir qué se siente ahí en su lugar. Solo percibir, sentir.

Luego regresas a tu lugar, visualizas a este ser ante ti con su destino, te inclinas ante él y con amor le dices: “Tú por ti”, “yo por mí”. Lo repites varias veces hasta que percibas que este ser va quedándose en paz, y tú tienes fuerza para alejarte de él/ella, girarte e ir hacia adelante, hacia la Vida.
Y dices:
"Ahora elijo la VIDA... Gracias... Por Favor... Si..."

¡Adelante!

Cobrad ánimo y levantad la cabeza porque se acerca vuestra liberación. 
Lc 21, 28

Encuentras más ejercicios liberadores en la página http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html


Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":




No hay comentarios:

Publicar un comentario