domingo, 25 de julio de 2010

Ocupar nuestro lugar de hijos frente a nuestros padres

Vas a conectarte con tu interior, respiras conscientemente, invocas el Espíritu de Dios, y te ubicas tú frente a tus padres (a dos metros aproximadamente). Puedes colocar una hoja de papel para tu madre y una hoja para tu padre por ejemplo, o también un almohadón para representarlos.
Percibes qué sientes en tu cuerpo, todo muy lentamente pues estas cuestiones profundas del alma son lentas.
Visualizas a tu mamá, la miras a los ojos y percibes qué sientes tú. Expresas lo que sientes. 

Luego te ubicas en el lugar de tu madre y percibe qué se siente ahí, y hacia dónde mira. Solo percibir. Ahí hacia donde mire hay alguien, le das un lugar a ese ser también representándolo con un papel o un almohadón. 


Vuelves a tu lugar lentamente y le dices a este ser:

- "ahora te veo, tu también perteneces, tienes un lugar en mi corazón" (no es necesario saber quién es, si lo es reconocerlo y darle su lugar). 
-“Tú eres tú, yo soy yo” varias veces hasta sentir un cambio. 
Después lo honras y le agradeces ser tu ancestro.

Si percibes que son más de uno, le dices a cada uno: 
-“ahora te veo, tu también perteneces, tienes un lugar en mi corazón"; 
-"tu por ti y nosotros por nosotros"

Luego haces lo mismo con tu padre. Te conectas con él a través de la mirada, percibes las sensaciones en tu cuerpo, te dejas guiar por el Espíritu de Dios. Te ubicas en su lugar para percibir qué se siente y hacia dónde mira. Y haces lo mismo que con tu madre.

Luego regresas a tu lugar y te conectas con tus padres nuevamente, y le dices: 

-"todo lo ocurrido entre ustedes lo dejo con ustedes, yo solo soy vuestro hijo, gracias por la vida que me dieron, haré algo bueno con esta vida, gracias, si..."


Luego vas a dar pequeños y lentos pasos, de a uno y esperas, luego sigues, hasta llegar a ellos dos, tus padres, y dejarte abrazar por ellos. 

Cuando sientes que ya es suficiente, te giras y miras hacia adelante, hacia la Vida.




Respiras profunda y concientemente. miras hacia adelante, hacia la Vida, visualizando a los lejos la Luz de la Vida, una luz lejana, infinita, poderosa; inhalas y tomas esa energía de vida, exhalas y sueltas todo lo que ya no necesitas hoy en tu vida, lo entregas a Dios...

"Por favor Padre libera las memorias de dolor, rechazo, abandono, soledad, odio, venganza, miedos, ira, celos, envidias, divisiones, enfermedades......... en mi, en mi familia, en la familia humana... gracias.... por favor.... si...."

Y sigo entregándome a la vida como es...



Encuentras más ejercicios liberadores en la página http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html


Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":


5 comentarios:

  1. Hola que tal he estado realizando los ejercicios que explica y me he sentido muy bien. Muchas gracias. Una pregunta. Indagando con mis padres descubri que el nombre que tengo es el mismo que mi abuelo, el cual murio antes de que yo naciera y del cual mi padre no se pudo despedir por estar encuartelado. Por lo poco que he leido tengo entendido que esto repercute en mi, sin embargo no se como sea esto o si es cierto.y si es asi alguno de los ejercicios que hay aqui podrian ayudarme. Saludos desde Mexico

    ResponderEliminar
  2. Hola Sebastian Flores! para q existe el orden y el amor pueda fluir a través nuestro, se trata de ocupar nuestro lugar en el árbol genealógico, es decir: el lugar de hijos de nuestros padres, nietos de nuestros abuelos, etc etc,
    A este ejercicio puedes agregarle el visualizar detrás de tus padres a tus abuelos, detrás de ellos los bisabuelos y asi, las otras generaciones q precedieron. A todos ellos les agradeces la vida que te ha llegado a través de ellos. Los honras a todos los ancestros, y a tu abuelo paterno de quien heredaste el nombre tambien lo miras y le dices: "tu eres mi abuelo, llevo tu nombre pero tu eres tu y yo soy yo... gracias por la vida que la has dado a mi padre.... gracias por la vida que me llegó a través de ti querido abuelo...." Luego te giras, tus padres y ancestros quedan detrás, cada uno en su lugar, y tu miras hacia la Vida, hacia adelante, con la fuerza de todos ellos detrás de ti. Saludos cordiales!

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo que leo sobre constelaciones, Este año ha sido particularmente difícil. Siento que todas las cosas que viví junto a mi madre muerta, marcaron mi vida, y me ocasionan terribles problemas de ansiedad. Me entere de cosas horribles de mi padre, y estaba muy enojada, sin descanso, día y noche, finalmente perdone a mi padre, y me ayudo, asi como los ejercicios de respiración, de visualizar los problemas que no son mios, y exhalarlos y decir esto no es mio. Ha sido un sufrimiento intenso, Finalmente, este periodo vacacional, algo paso, estando en mi recamara, no se porque razón, de pronto fui a una esquina de la casa, ahí de alguna forma se me enredaron los cables en los pies, de tal forma que fue como si me hubieran atado, y cai, me tuvieron que operar, ponerme una placa y tornillos, no se bien que ocurrió, y eso me atormenta, porque fue algo increíble, y volví a tener la ansiedad, todos los días hago oración, cancele las vacaciones familiares, que hubieran sido muy buenas, porque yo llevaría a varios de mi familia que han estado en sufrimiento, en cambio, ellos tuvieron que venir aquí a apoyarme, se que esto es lento, y voy día a día, momento a momento, pero a ratos si viene el miedo, y yo en realidad no quiero pensarle mucho, gracias por los ejercicios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es también aprender a recibir la ayuda desde la humildad... Aceptar que necesitamos ayuda y que no podemos solos. Que muchas veces podremos ayudar a otros, pero muchas otras necesitamos que otros nos ayuden a nosotros... El mundo no se resuelve con una sola persona... es aprender a dar pero también aprender a recibir y agradecer....

      No por aceptar las ayudas por eso somos menos fuertes o menos sabios. Hay que aprender a recibir con humildad y gratitud también.

      Saludos!

      Eliminar