domingo, 8 de agosto de 2010

Si me siento atrapado al pasado

Cuando el pasado está cristalizado, se vuelve destino. 
Cuando el pasado es mirado y aceptado con conciencia, 
se transforma en combustible para nuevas posibilidades.

"Elijo despedirme del pasado para poder vivir en el presente"

Visualizo la vida, tal como es, visualizo los seres humanos, cada uno con su propio destino, tomo conciencia que cada vida es creada y amada por Dios. 
Visualizo detrás de mi lo que ya pasó, y le digo "gracias".
Si percibo que algo me ata al pasado, si algo me atrae y no lo puedo soltar, me coloco en ese lugar y espero hasta percibir qué se experimenta en ese campo. 

Luego vuelvo a mi lugar, visualizo ese campo con el cual estoy unido, resonando, y tomo conciencia que esto me limita mi felicidad, me aleja de la vida. Entonces, honro ese campo, honro las personas que pertenecen a él, que vivieron lo mismo que yo, con profunda humildad honro y agradezco: "gracias". 

Me quedo en esa honra el tiempo necesario, hasta que perciba que ya es suficiente, que estoy más liberado; y que ahora puedo girarme e ir hacia la vida: "ahora elijo la Vida". 


Visualizo la Vida, respiro profunda y conscientemente, al inhalar tomo la energía de vida, al exhalar suelto; me abro y me entrego a la Vida y digo a Dios: "Gracias, Por Favor, Si". 

                                  Entrando en contacto con nuestro potencial.



Encuentras más ejercicios liberadores en la página http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html


Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":

No hay comentarios:

Publicar un comentario