martes, 31 de marzo de 2015

DECIDO observar, agradecer y elegir la vida

-Hice varios de los ejercicios de esta página, me hicieron muy bien. Y ahora percibo una parte dentro de mi, como más adulta, más evolucionada, que DECIDE observar, agradecer y elegir la vida. Elijo entregarme al Espiritu de Dios, practicar vivir en el "Punto Cero Espiritual"*, y servir a la Vida. Gracias!
Carta de Amor a mi mismo
Autor: Chamalú
¿Te atreverías a escribirte una carta de ti para ti? Tienes muchas cosas que decirte, y será terapia para el alma.
Esta es la mía, espero que a momentos te sientas identificado y te nazca decirte lo que tu sientas que necesitas decirte:
No sé si sabías, lo agradecido que estoy contigo. Eres lo único que tengo. Perdón por no haberte escrito antes; solo tú y yo sabemos…Tantas cosas vividas.
Recuerdas cuando nos quedamos solos, en esa emboscada de incomprensión? O cuando la difamación causó heridas en la piel del alma? Recuerdas cuando éramos jóvenes y teníamos la energía para trepar las más altas prohibiciones? O cuando contemplábamos atardeceres en alguna isla lejana mientras el viento de la nostalgia despeinaba húmedos recuerdos?
Amo tu voluntad hecha de piedra y tu entusiasmo de pie, admito que alguna vez terminó derrumbado, cansado de transitar senderos de incomprensión, sin embargo, al otro día estaba de nuevo de pie. Amo la creatividad que te hace inventar soluciones inéditas, y tu humor en serio, que endulza las adversidades, amo verte crecer con todo lo que te pasa, y disfrutar con lo que a otros agobia.
Sucedió últimamente, te veo más sereno, más enfocado en tus mejores proyectos, menos disponible a lo innecesario. Te veo lleno de frutos y guardando en la mirada nuevos amaneceres, te veo transparente en tus sueños, libre en tus decisiones, palpitando la vida sin pudor, entonces sin esperar más tiempo decidí escribirte esta carta, simplemente para decirte que amo el abismo de lo desconocido al que te lanzas, las estrellas de las que te rodeas, tu arrollador optimismo y esa plantación de semillas de sabiduría que germinas en los surcos de los corazones disponibles.
Amo sentir que la eternidad palpita en tus instantes, te amo como la noche ama a las estrellas.


* Se refiere al texto de este link: 
http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/2012/12/todo-tiene-su-polaridad.html

Encuentras más ejercicios liberadores en el sig. link:

Librerías virtuales:

lunes, 30 de marzo de 2015

Cuando una persona se siente irresistiblemente atraída por los muertos

por Bert Hellinger
Cuando una persona se siente irresistiblemente atraída por los muertos, se puede hacer un ejercicio muy simple con él. 
Se le pide que cierre los ojos, que lentamente se centre en su interior, y que, después, vaya más allá de ese centro, volviendo lejos, a los muertos que le atraen. 
Una vez llegado allí, se echa a su lado, esperando que algo le llegue de ellos, sea lo que sea. 
Él lo recibe en su interior hasta sentirse colmado. 
Después, nuevamente se pone en camino para volver de los muertos a los vivos, hasta llegar a su centro, y aún más hacia arriba y abre sus ojos.

Muchos vivos quieren ir con los muertos. 
Pero cuando los vivos respetan a los muertos, éstos vienen a ellos y se muestran afables. Vienen y, a alguna distancia, están presentes con afabilidad.
Algunos piensan que los muertos son desdichados. Pero también podríamos decir: “Han llegado y están en paz". 

sábado, 28 de marzo de 2015

A veces siento que soy como un péndulo...

-Hola Guadalupe, a veces siento que soy como un péndulo, que pasa de un extremo a otro en mis sentimientos, parece una "locura" pero me pasa así... me gustaría me recomiendes una reflexión que me ayude a estar más centrado, Juan, 50 años. Gracias por todo lo que compartis. 
-Hola Juan, el mejor RE MEDIO que LO CURA es ESTAR en el MEDIO, RE MEDIO = PUNTO CERO =>
Te recomiendo la siguiente reflexión publicada en este link: 
http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/2012/12/todo-tiene-su-polaridad.html:
Estar en el PUNTO CERO: RE MEDIO que LO CURA ! ja! juegos de palabras... todo nos habla... desde el Todo...
Saludos! 

Todo tiene su polaridad
Integrando las dos polaridades elegimos vivir en la compasión y en el amor
"Todo tiene su polaridad, y nuestra energía crece cada vez que reconciliamos dos polaridades, o cada vez que compensamos una polaridad con otra.
Energía es amor, fuerza, paz y salto cualitativo en nuestra vida".
Brigitte Champetier
El Punto Cero espiritual 
Del libro “Essence” de Kishori Aird
Ha llegado el momento de encontrar nuestro “poder esencial” y terminar con la polarización inherente a la dualidad. Esta polarización sobreentiende que, cuando creo únicamente a partir de la luz, genero forzosamente una fuerza negativa en otra parte. Hemos llegado a la etapa de nuestra evolución en la que debemos integrar estas dos polaridades. Para llegar a ello, debemos dejar de tomar partido por una u otra polaridad e ir más allá de la polaridad positiva (la luz) y de la negativa (la sombra). La coexistencia de las polaridades opuestas es lo que llamos Punto Cero. El Punto Cero es una experiencia magnética en la que elegimos acoger simultáneamente los aspectos negativos y positivos de nuestras experiencias. 

Para comprender mejor el Punto Cero, pensemos en el tai chi. Para los que practican esta disciplina, todo el cuerpo está fluyendo y en movimiento. Olvidemos por un momento a la persona que practica esta disciplina y sigamos el recorrido de sus manos. Sumérjámonos en su danza fluida y elegante. Es así como se puede representar al Punto Cero: como dos polaridades en movimiento que comunican entre si y se equilibran sin que ninguna de ellas predomine. 

Imaginemos que una de las manos decidiera bruscamente tomar el control y se inmovilizara o decidiera moverse independientemente de su compañera. La fluidez se terminaría, se escaparía el equilibrio y la gracia. El movimiento se desequilibraría automáticamente y terminaría por paralizarse y hacerse rígido. Eso es estar polarizado: la mano que toma el control, como una polaridad predominante, interrumpe la coreografía y la corriente no se reestablecerá hasta que las dos manos estén interactuando de nuevo. 

Todos tenemos momentos en los que nos paralizamos. Esto se debe a un programa inconsciente y puede sobrevenir en múltiples situaciones. Esto sucede cuando el proceso por el que pasamos está polarizado por la vergüenza o por el miedo: nos paralizamos y la única manera de ponernos de nuevo en movimiento es unir la vergüenza o el miedo con su polaridad opuesta, por ejemplo, la confianza en uno mismo. Incluso si vivimos en un mundo polarizado, podemos seguir fluyendo gracias a la coexistencia del Punto Cero. Podemos unificar nuestras intenciones y peticiones y vivir en el estado de amor del Punto Cero. 

El estado de amor se sitúa más allá de las polaridades positiva y negativa. En este estado, el bien y el mal, la luz y la sombra, lo bueno y lo malo y cualquier otra manifestación de la dualidad coexisten en un punto de equilibrio llamado Punto Cero. El Punto cero no es un estado neutro. El Punto Cero no es estático. Es multidimensional, está en continuo movimiento y se mantiene en un espacio que cambia continuamente. Si el Punto cero está constantemente en movimiento, es que la fuerza positiva de la luz y la fuerza negativa de la sombra cohabitan en él sin anularse, a pesar de sus polaridades opuestas. 

Equilibrando las dos polaridades en nosotros, elegimos vivir en la compasión y en el amor. Si llegamos a integrar las cargas positiva y negativa de nuestras vivencias, crearemos inevitablmente una vida equilibrada y armónica. Creo que estamos preparados, a partir de ahora, para integrar las polaridades y crear una nueva realidad basada en el estado de amor en el Punto Cero porque ya hemos experimentado muchas veces el desequilibrio entre ellas. 

Si salimos del estado de amor del Punto Cero, estamos polarizados, ya sea en el bien o en el mal, en la luz o en la sombra, etc. Ahora bien, ¿qué sucede cuando realizamos una tarea, un proyecto o una actividad en este estado? Creamos su opuesto al mismo tiempo. Por supuesto, nuestras acciones polarizadas pueden conducirnos al resultado deseado. Pero si miramos más de cerca, con más detenimiento, veremos que nuestro proyecto ha exigido más tiempo, energía y estrés de lo necesario. También es posible que el resultado final, aunque aceptable, no sea apropiado para nuestra situación personal. Pero como este proyecto está polarizado y por lo tanto sometido a la ley de la retroacción, creará automáticamente su contrapartida o manifestación contraria a nivel energético. 

El único medio de salir de este círculo infernal, consiste en acoger las cargas negativas, utilizarlas e integrarlas para que se conviertan en polos de un imán que atraigan a nuestra vida todo lo que necesitamos. Es difícil mantener una carga positiva muy fuerte cuando la carga negativa es débil. Y más difícil todavía manifestar sólidamente nuevas realidades si la fuerza magnética es insuficiente para que se «peguen» a nuestra vida como imanes en la puerta de una heladera. 

La integración de las cargas negativas es un poderoso proceso. Imagina la intensidad que tiene la carga del enojo acumulado desde hace años frente a un padre abusador. Si pudiéramos medir la amplitud energética de este enojo, estaríamos impresionados por su fuerza magnética. Una vez integrada esta carga, se convierte en un polo negativo formidable con el que podemos armonizar un polo positivo equivalente sin necesitar ese enojo. Es el tipo de armonización lo que constituirá a partir de ahora nuestro poder de manifestación. 

Para visualizar mejor el Punto Cero, imagina un “globo de cumpleaños” lleno de agua, flotando en medio del océano, sacudido según las variaciones climáticas y las olas. El Punto cero se sitúa en medio de ese globo. Un punto en equilibrio constante, en el centro del globo, a pesar de las turbulencias exteriores. 

También se puede ver el Punto Cero como un punto ficticio en medio de una línea recta que implica una polaridad negativa en un extremo y una positiva en el otro. Sin embargo, yo prefiero utilizar la imagen de la esfera. En el Punto Cero, la fuerza positiva se revela óptima en razón de su potencial puesto en acción por la presencia de la fuerza negativa correspondiente, manteniéndose ambas en perfecto equilibrio. Por lo tanto, vamos a imaginar que dos fuerzas opuestas puedan coexistir en el mismo espacio sin unificarse, como los dos polos de un imán. 

Cuando ahora utilicemos la carga magnética de una emoción que en otro momento hayamos sentido como inquietante y debilitadora para crear lo que queremos en el Punto Cero, ya no veremos esa carga negativa como algo contra lo que tengamos que luchar sino como una fuerza creativa. Este es un ejemplo para formular una intención: “Elijo divertirme, incluso si estoy cansado”. Para reforzar la idea de que englobamos todas nuestras emociones en nuestra intención, podemos sustituir a veces la fórmula “Elijo... incluso si...” por “Elijo... al tiempo que/a la vez que/aunque (me divierto, tenga miedo, dude de mí, tenga dudas, etc.). Poco importa la fórmula, lo importante es crear incluyendo todas nuestras emociones. Haciendo esto, sentiremos que una nueva energía circula y vibra en nuestro interior. Experimentaremos un sentimiento de poder y resolveremos nuestros conflictos muy rápidamente, puesto que sacaremos partido de ellos en lugar de evitarlos. 

A menudo oimos decir que tenemos que dominar nuestro miedo porque el simple hacho de pensar en él acentúa su poder sobre nosotros. También se dice que el miedo es tan poderoso que puede concretar lo que nos asusta. Ahora bien, es precisamente este poder el que queremos explotar en el Punto Cero. Permitiendo que nuestros miedos coexistan con nuestras esperanzas y nuestros proyectos en el Punto Cero, canalizamos este poder. Al introducir una emoción tan fuerte como nuestras intenciones, orientaremos el poder del miedo de manera que responda a nuestras necesidades. 

En lugar de tener miedo de la decepción que puede sobrevenir tras un momento de felicidad, reconoceremos y acogeremos este sentimiento. Así, haremos que sirva a nuestros intereses en lugar de perjudicarnos. Tomemos el ejemplo de una reunión, como un congreso o una cumbre de Estado. ¿Has observado que, incluso si se hace todo lo posible para rechazar a los altermundialistas, las multinacionales no llegan a hacer que desaparezcan por completo? El hecho de rechazar una energía que nos da miedo o nos molesta, no hace que ésta desaparezca. 

Un día, una conocida mía exclamó: “Cada vez que invoco la luz y vivo una experiencia extraordinaria, sufro después un revés negativo”. Yo experimentaba lo mismo. Después de un viaje extraordinario, siempre me encontraba confrontado a enormes dificultades. A cada experiencia espiritual fuera de lo común, le seguía un periodo de integración (a lo largo del cual me encontraba sometido a diferentes ”pruebas”, como la obligación de desintoxicarme o alguna otra cosa por el estilo), como si siempre tuviéramos que pagar un precio por nuestras experiencias felices. Ahora que incluyo mi decepción en estas experiencias, ya no tengo reveses negativos. El efecto rebote de los regímenes de adelgazamiento constituye otro ejemplo de este fenómeno. Al principio, la persona se priva de determinados alimentos para estar más delgada y sentirse mejor en su piel o para esclarecer su conciencia. Unos meses más tarde, vuelve a engordar muy a su pesar. Las dietas son un ejemplo perfecto de este fenómeno de polarización que termina por engendrar estancamiento y frustración en lugar del dinamismo previsto. 

Hay que comprender que ponerse en el Punto Cero no quiere decir “abandonarse”. Al contrario, se trata de mantener dos polaridades diferentes en el mismo espacio. No necesitamos realizar un esfuerzo continuo y especialmente difícil para llevar todo el peso de nuestras debilidades como si tuviéramos miedo de ellas. ¡Ese es precisamente el error! Hay que permitir que existan junto a nuestos lados buenos. Tomemos el caso de una persona a la que le atormentaba la idea de encontrarse de nuevo con su ex-cónyuge en el tribunal de justicia para obtener el divorcio. Se había preparado bien y tenía todos los documentos necesarios. Había elaborado sólidos argumentos y se disponía a presentarlos con la cabeza bien alta. 

Ahora bien, esta imagen perfecta de si misma negaba el miedo, el enojo y las heridas que había sentido anteriormente. Polarizada de esta manera, su actitud denotaba un fallo importante que su adversario podría atacar con toda tranquilidad sin ningún problema. A la salida del Palacio de Justicia, esta persona se sentía aniquilada y no comprendía el porqué. Retomemos este ejemplo e imaginemos que esta persona se presenta en el tribunal, bien preparada y orgullosa de si misma pero, esta vez, en el Punto Cero. Ninguna parte de ella habría sido arrinconada, ningún aspecto habría dejado de incorporarse en su círculo de fuerza ni se debatiría entre uno y otro lado. Estaría centrada y con límites sanos. Sus partes positivas y negativas coexistirían en un todo circular. Estaría impulsada por una intención clara en el Punto Cero y se presentaría ante su adversario sin fallos, haciendo que coexistieran su certeza de ganar con su temor a fracasar. Está claro que el resultado de su encuentro sería muy diferente. 

Otro error muy común consiste en creer que estar en el estado de amor en el Punto Cero significa no tener límites y estar al servicio de todo el mundo. Una persona me explicaba hasta qué punto era importante para ella consagrarse a una causa y estar al servicio de ésta. Sin embargo, se sentía frustrada porque con frecuencia se sentía engañada por aquellos que intentaba ayudar. Le respondí que eso era porque su abnegación no estaba en el Punto cero. Es importante que estemos en el Punto Cero en cada una de nuestras decisiones. Si, un día, estar en el Punto cero significa consagrarse a otro, pues bien ¡que así sea! Al día siguiente, el Punto Cero podría encontrarse en otra parte puesto que es cambiante. Nuestra intención es vivir en el Punto cero y no ayudar o no a tal o cual persona. 

Tomemos ahora el ejemplo de una mujer cuya madre se ha trasladado a menudo y sufrido fuertes cambios cuando estaba embarazada de ella. Ahora que la mujer es adulta, su vida es con frecuencia caótica y desordenada. A menudo se siente confusa y perdida. Cada vez que se encuentra en tal estado, se reactiva su antigua herida. Es en ese momento cuando puede elegir y hacer que coexistan el caos y la serenidad. Puede mantener estos dos opuestos presentes a través de la intención en el Punto Cero y experimentar su equilibrio del Punto Cero sin tener que modificar ni borrar su pasado.Estar en el Punto Cero implica que comprendamos nuestros límites humanos y los acojamos con amor. La unión de la luz y la sombra puede producir un resultado extraordinario y poderoso, pero también será confortable y se tolerará, porque esta unión es apropiada y genera amor... 

Los estudiantes que han trabajado con el Punto Cero, hablan con frecuencia de un estado de comodidad y bienestar que exige muy poco esfuerzo. Cuanto más elijamos estar en el Punto cero, más viviremos experiencias y estados emotivos nuevos. Esta nueva forma de pensamiento engendra una gran libertad y un profundo sentimiento de amor. La paleta de colores de las experiencias en el Punto Cero es mucho más variada que el negro, el blanco y el gris a los que estamos acostumbrados. Nos deja acceder a nuevas realizaciones y a nuevos datos. 

Ustedes también experimentarán un sentimiento de plenitud cuando se permitan sentir a la vez irritación y placer sin que esas dos experiencias tengan que fusionarse por ello. Este concepto inédito les dará quizá mucho que hacer al principio, porque es como si tuvierais una carga positiva en una mano y una negativa en la otra, y ambas se rechazaran entre si en vuestro interior. La clave consiste en ver esta experiencia como una experiencia de laboratorio y observar lo que ocurre cuando elegís intencionadamente estar en el Punto Cero. De repente, la tensión interior se disuelve y una energía inusitada pero armónica surge en ustedes. Simplemente permitís que coexistan vuestras dos emociones en el mismo espacio como lo hacen los dos polos de un imán para crear un campo magnético. Podes sentir ese campo. ¡Pide el Punto Cero y espera! El campo creado por la coexistencia de dos fuerzas opuestas es la vibración del Punto Cero. 

Hagamos una prueba y tomemos uno de nuestros miedos, como el no sentirnos nunca seguros porque pensamos que no tenemos derecho a ello. Permitámonos sentir este miedo a la vez que resistimos la tentación de rechazarlo. En este espacio exiguo, podemos hacer que vibren simultáneamente un sentimiento de expansión y un sentimiento de seguridad. Podemos hacer que vibren la sombra en la luz y la luz en la sombra. Mantengamos la tensión de estas fuerzas contrarias hasta que sintamos que nuestros límites se disuelven y experimentemos un mayor bienestar que si estuviéramos polarizados. 

¿Cómo alcanzar el Punto Cero o aproximarse de manera regular y constante? Utilizando el poder de la intención. Por ejemplo, cada mañana al despertarnos, podemos formular la siguiente intención:“Hoy, elijo estar en el Punto Cero incluso si no sé cómo”. También podes ejercitarte poniendo todos los incidentes de tu vida cotidiana en el Punto Cero. ¿Te pone nervioso el mecánico del coche? Cambia tu frecuencia diciéndote interiormente: “Elijo vibrar en otra frecuencia aunque me sienta frustrado/a por la actitud del mecánico” ¿Estas haciendo cola en la caja de una tienda y empezas a impacientarte? Deci: “Elijo poner esta experiencia en el Punto cero aunque me irrite la lentitud de la cajera”. 

Utilizando así los pequeños acontecimientos cotidianos, acumularás experiencias en el Punto Cero. Una vez que hayas amasado las suficientes, descubrirás una nueva manera de vivir y, en lugar de estar gobernados por vuestros viejos programas, empezarás a vivir experiencias originales”. 

Kishori Aird.


Dar gracias a Dios con gozo, en todo y por todo.
I Tes.5:16-18, Efes.5:20


Encuentras ejercicios liberadores en la página 

jueves, 26 de marzo de 2015

Mi madre está sola y tengo que protegerla...

-Hola Guadalupe, leí el articulo que publicaste en este blog  "Tipos de hijos según la Biodescodificación"  y me sentí identificado con el "El mosquetero de la reina", interiormente siento que mi madre está sola y tengo que protegerla.
¿Qué ejercicio puedo hacer para salir de ese lugar? porque no estoy bien así, no he podido lograr una pareja, y me gustaría hacer algo con mi vida. Gracias. José, 40 años.


-Hola José! el primer paso es la toma de conciencia de estas cuestiones inconscientes, y luego, como dices, hacer algo con esto. 
Puedes comenzar con estos ejercicios, en este orden y dejando pasar unos días entre ellos:
-Ocupar nuestro lugar de hijos frente a nuestros padres
-Para liberarnos de las expectativas de nuestra madre 
hacia nosotros
-Aceptar y agradecer lo que nos ha tocado
-Ejercicio: Yo y mi responsabilidad ante la Vida
Saludos! 

Tipos de hijos según la Biodescodificación

Fuente: Salomon Sellam

que acaba condicionándonos toda la vida.
A continuación listaré los distintos caracteres. Presta atención, ¿quién eres tú? 

El hijo de sustitución


Es concebido muchas veces como consecuencia del deseo sexual imperioso que resulta
después de la muerte prematura de un hijo.
Así que su función es la de reemplazar a un hermano que ha muerto antes.
De mayor es una persona que siente una carga muy pesada y desconocida sobre sus hombros y sin saber qué dirección tomar, como si tuviera varias voces internas marcando destinos distintos, ya que ese hermano le marca su propio deseo, a veces contrario al del sustituto.
Muchas veces no sienten que tienen derecho a destacar por sí mismos, a vivir su propia vida. Inconscientemente su vida se la deben a la muerte de otro. También cargan con la tristeza y melancolía por la que pasó la madre durante su embarazo. 

El eventual hijo de sustitución


Cuando en la dinámica familiar hay un niño que no está bien, hay un riesgo de que se muera y se hace inconscientemente, un hijo que lo pueda sustituir, es un niño que no vive, un adulto que no vive, tiene los mismos signos del yaciente, tristeza etc. pero además no vive, porque el otro no está muerto. 

El niño medicamento


Se tiene un niño para curar a otro, por ejemplo en el caso de necesitar un trasplante de células madre. Esta persona hará como profesión enfermera, médico, terapéuta, farmacéutico, su rol es curar a otra persona. Esa será su misión de vida. 

Los yacientes


Ser el sustituto de alguien de una generación anterior. Se encuentra por las fechas de nacimiento y fallecimiento.
Son personas que sienten que arrastran una carga muy pesada, tristes y melancólicos. Pueden vestirse de oscuro y de piel clara. Son hiperactivos o hiperpasivos. 

El bastón de la vejez


Cuando la madre esta embarazada ya al final de su edad fértil, con la intención de que ese hijo sea el que se ocupe de los padres cuando sean viejos. Son personas que están bien, con sobrepeso solido fuerte, porque es un bastón, son personas que no consiguen casarse, son los solteros eternos, no se autorizan a casarse, viven con sus padres hasta que estos mueren, tienen sus historias amorosas pero dicen, tengo que volver a casa porque mi madre esta sola. Adaptan el trabajo y la vida en función de las necesidades de sus padres. 

El mosquetero de la reina


La reina es la madre y el hijo protege y defiende y ¿porque hay que proteger a alguien? Porque está en peligro, y ¿por qué? Porque el marido no la protege, el marido es violento, o está ausente o no hay marido, el hijo está de guardia esperando que su madre lo llame. Mi madre está sola y tengo que protegerla, de adultos tienen vida afectiva pero vuelven a casa de su madre. 

El niño esponja


Está ahí para cargar con todos los golpes, cuando aparecen problemas, es el niño que los absorbe, gestionará todos los problemas, positivos y negativos, gestionará las problemáticas emocionales. Muchas veces con solo preguntarles qué les pasa empiezan a llorar, la problemática viene de antes de los tres años, porque ahí el niño es una esponja y no puede expresarse, se lleva todas las emociones difíciles de la familia. La vida de estas personas es, cada vez que hay un problema ellos lo absorben, cada vez que hablan con alguien es para que la otra persona se descargue, lo absorben todo. Estos niños están para absorber todos los líquidos conflictuales de la familia, si alguien que está en duelo, él va a absorber su tristeza y va a estar triste, mi madre está enfadada y yo absorbo su enfado y voy a destrozar los juguetes. 

Niño basura


¿De que sirve la basura? para tirar lo que no sirve, estos niños están para absorber las cosas tóxicas, son personas que están al servicio de todos, los llaman solo cuando hay un problema, solo los tienen en cuenta cuando hay problemas. “Solo me llaman para pedirme algo, que les preste dinero, les solucione un problema, que les cuide a los niños……”
En este grupo, hay muchos casos de sobrepeso y obesidad, son todo casos de niños basura, reciben todos los tóxicos de la familia, porque a nivel biológico para limpiar usamos agua, así que retenemos líquidos, tengo tantos tóxicos que gestionar que necesito líquidos para limpiarlos. Cuando tenemos muchos tóxicos los diluimos con agua, pero la persona no puede eliminar ese agua retenida porque esta para diluir los tóxicos, esto puede ser un conflicto que bloquea los tratamientos de pérdida de peso. 

El niño síntoma


Es el niño que va a gestionar la problemática particular de la familia a través de una enfermedad, aquí incluimos las enfermedades denominadas genéticas, raras….. cuando vemos un niño de un año con un cáncer, a través de su síntoma esta expresando un problema del clan cuando hay una enfermedad que se repite, quiere decir que el conflicto es enorme. 

Me pasa que siento envidia y me da vergüenza decirlo...

-Hola, me pasa que siento envidia y me da vergüenza decirlo pero con ud. sí me animo. Materialmente tengo resuelta en mi vida, tengo mi familia también, marido e hijos, pero no sé porqué me pasa esto, por ejemplo: miro facebook, veo a mis amigas o conocidas y me despierta envidia. ¿Qué me sugiere? muchas gracias por todo lo que comparte en sus blogs y sus libros. Saludos! A. 


-Hola A.! si, la envidia es un sentimiento humano, pero como dices, cuesta aceptarlo como parte de nuestra experiencia, y uno se anima a decirlo solo cuando no nos sentimos juzgados por ello. En el libro "Nuestra Vida Emocional" y "Transformando Nuestros Sentimientos" abordo este tema. 
¿Qué es la envidia?
Envidia = malestar por no poseer lo que tiene el otr@, ya sea bienes, objetos, inteligencia, simpatía, belleza y cualquier otra cualidad. 
¿Y qué hago con la envidia? utiliza esa energía haciendo lo necesario para lograr aquello que deseas y que el otro tiene. ej si te molesta su felicidad: ¿qué estas haciendo tu mism@ por lograr tu propia felicidad?   

En el blog Nuestra Vida Emocional encuentras material para trabajar con tu mundo emocional, incluso el curso en videos
También puedes hacer los sig. ejercicios:
-Sanar lo no resuelto de nuestra historia
-Para comprender el mensaje que nos trae una emoción
Saludos! 

Encuentras más ejercicios liberadores en la página 

Testimonio: ¿Cómo llegue a leerla y seguirla?

-Testimonio: ¿Cómo llegue a leerla y seguirla?
Una noche, como tantas no podía dormir, otra vez, a las 4 de la mañana,  tomé el cel. y busqué,  literal! Señor no me dejes, quédate conmigo, y... cuando lo abro... la bendición del Sr. de la Misericordia y sus blogs! 
Hoy agradezco, el puente que usted es, para que cada uno de nosotros, encontremos nuestro camino,  con paz y amor. V. 

-Gloria a Dios!!! pues TODO viene de ÉL !! y como tu bien dices "somos puentes", nuestro Creador nos toma a su servicio, cada uno en su lugar; gracias por compartir tu testimonio V! cariños y te deseo lo mejor para ti!

Encuentras más ejercicios liberadores en la página