viernes, 29 de julio de 2016

Coherencia, Respeto y Amor a los hijos

Muchos decimos que deseamos que nuestros hijos sean felices, ahora bien, ¿somos nosotros mismos un ejemplo de coherencia en nuestra vida cotidiana?  ¿y de auténtica felicidad al permitirnos ser el que auténticamente somos?
Pues nuestros hijos no aprenden de nuestros discursos, es decir, de lo que podamos decir verbalmente, en palabras; sino de ver, observar cómo nos movemos nosotros mismos en nuestra propia vida.

Apoyar a nuestro hijo para que sea "el que es", y no lo que uno como madre y/o padre desea o pretende que sea, es coherencia, respeto y amor.

Ejercicio

Visualizas a cada uno de tu hijos cuando ya han crecido, y le dices:

 Tu  es libre, ten el valor de hacerle caso; cuentas siempre conmigo, cuentas con mi apoyo incondicional en lo que tu elijas.
O tbien puedes escribir al mail mbuttera@gmail.com y te los envió a tu domicilio  (costo del libro + gastos de envío según el país).

No hay comentarios:

Publicar un comentario